Como nació “PEDROGANO”

Tener tu casa en la afueras y trabajar en el centro urbano es algo que te hace viajar todos los días, ir en coche o en tren eran las opciones. Una noche regresando de esas agotadoras guardias del hospital, siendo las 12 de la noche, con un frío que pelaba y yo que no veía la hora de llegar a casa para besar mis  niñas dormidas y comer un guiso de esos que te recuperan el alma.

Estaba en el tren, que va  desde la estación Once- a Moreno para llegar después a La Reja en la provincia de BsAs.  Muy pocos pasajeros y algún vendedor de chicles o chocolatinas pasaba cada tanto. De repente un grupo de chicos de 6 a 13 años pasaron corriendo, algunos se pegaban y otros hacían el payaso mientras ponían sus narices en una bolsa de donde respiraban pegamento, nadie se inmutaba porque era  común de todos los días a esas horas . Se abren las puestas en la estación caballito y casi todos bajan, menos el mas pequeño que no le dio tiempo a bajar al anden.  Los otros niños lo burlaban a través de las ventanillas y el convoy siguió su destino…

Vi en el crío cara de desesperación por el abandono mientras metía su cara en la bolsa y respiraba de ella compulsivamente. Me levanté, me acerque y le dije…”-No te preocupes te llevare a tu casa” Me contó que vivía en la villa del Bajo flores, descendemos en la estación Flores y el niño me toma fuerte de la mano y se larga a llover… no faltaba nada mas!.

Cae un rayo con fuerte estruendo y el pequeño grita… Le alzo contra mi pecho y olía como una letrina muy sucia, él puso su cara contra mi camisa y de seguro era lo mas limpio que había tocado su rostro en toda su vida. Previo me había dicho que se llamaba Pedro Alcántara  y tenia 6 años. Apretaba  con su mano  la bolsa como si fuera de oro y lo único que tenia de amarillo era unas flores con la marca de un centro comercial cercano.

Tenía los ojos muy rojos y una piel pálida. Busco la avenida para tomar un taxi y en un quiosco abierto le compro un emparedado y una leche chocolatada.  Se devora esa comida y mientras mastica me pregunta :” ¿No quieres ser mi papá?…”

Me partió  el corazón! y pensé en mis 5 hijas durmiendo en sus plácidas camas para esperar el día para ir al colegio.       Seguido a esto se toma el abdomen y empieza a decir que le duele mucho. Paro el taxi y  le digo que vaya con urgencia a la guardia del hospital infantil.

Esas cosas que tiene la vida hizo que justo encontrara  en la guardia a una amiga enfermera “Carmen” que me prometio encargarse  de él. Seguramente habrán llamado a la asistente social para ubicar su familia.

Esto marco muchos mis días y plasmo las ideas para escribir “PEDROGANO”. Pedro el nombre del chiquillo y su bolsa floreada para la idea de la flor.

Aquí esta mi humilde legado que intentare con la ayuda de ustedes a divulgar. No puede haber niños solos y drogados por ahí mientras los nuestros  están a salvo, porque no estarán a salvo porque las drogas pueden llegar de muchas maneras y prevenir es la única y definitiva cura.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s